Aprender A Ser Libres: Un Viaje Al Autodescubrimiento

Escrito por domingo, agosto 4, 2013

Hoy hace tres semanas que terminé el curso “Aprender A Ser Libres”, ¡cómo pasa el tiempo!, y quiero compartir mi aprendizaje y cómo me siento. Ahora, y pasado estos días de asentamiento y reflexión de todo lo aprendido, me siento agradecida, feliz, tranquila, liberada y con ganas de disfrutar, de amar. Sé que éste debería ser nuestro estado normal, pero la realidad es que yo antes no me sentía así.

Durante nueve días he vivido un completo proceso de transformación y autodescubrimiento, guiada por la magistral mano y el cariño del gran maestro: Miguel Ángel Romero ¡Muchas gracias, de todo corazón, un abrazo enorme!

aprender-a-ser-libre-encinaAprender a ser libres ha sido un curso que ha revolucionado mi mundo. Ha sido retador, liberador, transformador y, finalmente, gratificanteMe ha hecho mirar, precisamente, ahí, a ese lugar oscuro que no quería ver y donde iba guardando, capa tras capa, todo lo malo que me sucedía, toda mi porquería, el rencor, la rabia, la frustración, el afán de venganza, y el resentimiento.

¿Y qué he logrado? Encontrar una realidad que tenía frente a mis narices y que me negaba a ver: un mundo lleno de paz, armonía y amor. Quitarme el lastre que me impedía disfrutar, ser feliz, estar en paz conmigo misma, y algo muy importante, para AMAR. Sí, he aprendido a quererme, a perdonarme y comprenderme, pero también a valorar y a amar más a todas las personas que están en mi vida, a perdonarlas y comprenderlas.

Es muy difícil explicar en unas pocas líneas lo que he vivido en estos días, pero si tuviera que resumirlo en una sola frase, yo diría que para mí ha sido: “un viaje retador y desafiante al mundo de las emociones y los sentimientos, el comienzo del camino de mi propio autodescubrimiento con el objetivo de encontrar a la gran persona que yo ya soy, para que emerja en toda su plenitud, y pueda dar y ofrecer al mundo todo lo bueno que llevo en mi interior”.

En principio pensé en este curso como un regalo para este verano, pero ahora sé que ha sido el mejor regalo que podría haberme hecho. Por delante queda mucho trabajo por seguir haciendo, esto sólo ha sido el comienzo, pero me siento esperanzada, con ilusión y con mucha energía.

Sé que voy por buen camino, ahora tengo otra mirada. Veo a mis padres, a los que siempre he querido, pero ahora de un modo más especial, con mucho más cariño, ternura y amor por la vida que me dieron, y por todo lo que me entregaron y aún siguen haciéndolo. También veo a Roberto,  mi compañero de viaje, mi pareja, a la que admiro y quiero, y con la que deseo seguir compartiendo proyectos y muchos sueños que aún nos quedan por lograr juntos; a mi hermano, mi cuñada, mi sobrina, mi familia, mis amigos, y siento algo muy especial, difícil de describir, pero que me completa y llena mi corazón de amor y alegría.

Y como no podía ser de otra forma, un emocionado y sentido recuerdo de nostalgia y cariño para mis compañeros de curso. No pongo vuestros nombres por aquello de la privacidad, pero que sepáis que os llevo mi corazón, os hecho mucho de menos, y os envío un abrazo enorme. Y también, otro abrazo a quién nos cuidó y atendió en esos importantes días, Víctor, un gran abrazo.

Esta ha sido mi experiencia, y como he creído que contándola puedo ayudar a otras personas a que conozcan este curso y lo puedan vivir, por eso la he compartido. Te gustará o no, pero ruego la respetes. Para mí ha sido un gran aprendizaje y creo que merece la pena este viaje al autodescubrimiento.

Si crees que este curso te puede ayudar y deseas que te comente cómo puedes hacerlo, envíame un mensaje, y estaré encantada de facilitarte toda la información. Es un viaje personal que merece la pena.

0

Se el primero en comentar.

¿Que Piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *