7 Errores De Comunicación Que Arruinarán Tus Relaciones Profesionales

Escrito por lunes, octubre 3, 2016

Los errores de comunicación suelen ser más frecuentes de lo que nos pensamos en nuestras relaciones profesionales, y por qué no, también en las personales. Un afán desmedido de llevar la razón, dejar que nuestro ego domine las conversaciones, o querer dejar patente que sabemos mucho, entre otros, pueden dar al traste cualquier relación.

Estos errores de comunicación se dan tanto en nuestro ámbito privado como el laboral. Al fin al cabo se trata de relaciones, y para que existan, tiene que haber personas.

Es más, como no nos podemos separar como individuos (personal y profesional), si tenemos determinadas conductas en nuestro entorno personal también se reproducirán en el profesional.

Si deseas que tus relaciones profesionales o personales sean gratificantes, perduren en el tiempo, y ganarte la confianza de las personas… te invito a que evites estos 7 errores de comunicación, que de no hacerlo, arruinarán, con toda seguridad, cualquier tipo de relación:

Hablar en lugar de escuchar

A las personas nos gusta sentirnos escuchadas. Si en una conversación tú tomas el protagonismo y hablas sin cesar, aparte de perderte muchas cosas de las que otra persona quiera decirte, no estarás propiciando el dialogo: será un monólogo.

En el caso de estar delante de un cliente, colaborador o aliado, si tú hablas ¿cómo vas a conocer lo que la otra persona desea o quiere plantearte?

Gritar

Cuando en una conversación se eleva tanto el tono que se necesita gritar para tratar de ser escuchado, eso ya no es una buena forma de comunicarse, son monólogos consecutivos expresados por varias personas para hacer valer su razón o criterio.

Cuando gritas te alejas de la persona con la que estás tratando de crear o mantener un vínculo. Los gritos en una conversación lo único que consiguen son: crear barreras, hostilidad, defensa, discusión, falta de dialogo, y lo peor, a todas las partes les hace sentir muy mal.

Cuando gritas no se razona, sólo se busca el triunfo personal. No hay reflexión ni debate, por tanto no hay conversación y mucho menos comunicación.

Antes de elevar el tono de tu conversación reflexiona lo que buscas. Si es aproximación, el tono ha de ser suave y que invite al dialogo.

Interrumpir de forma continua a tu interlocutor

Hay personas que interrumpen de forma continua a la persona con la que habla y esto hace difícil que se pueda terminar de argumentar o plantear una idea. Haz una escucha activa y si te viene alguna idea y no quieres que se te olvide, anótalo en un papel. Cuando llegue tu turno podrás aportar lo que a ti se te ha ocurrido.

El uso del “pero”

Es una palabra de gran poder, que utilizamos con bastante frecuencia en nuestras conversaciones y a la que tenemos que poner especial atención en su uso, ya que es habitual el abuso del “pero” sin conocer realmente sus efectos.

A partir de un “pero” se niega o desaparece lo que hayamos dicho antes. La palabra pero, introducida en una conversación, puede hacer pensar a la persona con la que estamos hablando que no estamos teniendo en cuenta su opinión e incluso que le contradecimos.

Algunos ejemplos para que puedas ver como el “pero” te aleja de empatizar con la persona que estás hablando.

Te invito a que termines estas frases y analices su efecto:

  • Me pareces una persona muy bien preparada PERO….
  • Ya sé lo que me quieres decir PERO…
  • Pienso que eres una gran persona PERO…
  • Tu propuesta me interesa PERO…

Si te fijas, todo lo que va después del “pero” significa… te cuento lo que quieres escuchar, o apruebo lo que me has comentado, y a partir del “pero” le transmito: lo que has dicho no me interesa, ahora voy a contarte lo que yo pienso.

Rebatir y defenderte

Oponerse a alguna cuestión con la que no estamos de acuerdo o defenderse ante una ofensa es totalmente lícito, si lo hacemos de forma correcta y con buenas maneras. El tratar de convencer a toda a costa a nuestro interlocutor para que piense como nosotros, o emplear un tono agresivo y malos modos, no.

Haz una escucha activa para no malinterpretar lo que te están comentado, y si en algo no estás de acuerdo, argumenta tu opinión de forma correcta y educada. En estos casos el refrán popular “No hay palabra mal dicha sino mal interpretada” tiene mucho valor.

Antes de entrar en un debate en el que ninguna de las partes gana, y que te lleva a un enfrentamiento: detente, reflexiona y opina desde la tranquilidad y la serenidad.

No resolver las objeciones

Si ante determinadas preguntas tú cambias de tema, o pasas de responder, la persona con la que estás hablando irá incrementando más y más sus dudas.

Ante una objeción lo mejor es responder. Eso no quiere decir que estés de acuerdo, sólo trata de dar respuesta y tranquilizar a la persona para que todo le quede claro.

Cuando tú no dejas resuelta una objeción, la otra persona puede pensar que no tienes respuesta o que le estás tratando de engañar.

Tener una actitud altanera y desafiante

No existe peor enemiga para establecer una relación con otra persona que la actitud altanera y desafiante. Cuando esto sucede, la comunicación y la empatía desaparecen.

A las personas no nos gusta relacionarnos con personas orgullosas, que nos miran por encima del hombro, y que cada vez que abren la boca, a través de sus palabras nos sentimos ofendidos, minimizados o agredidos.

Existen personas que les encanta demostrar todos sus conocimientos y apabullar a su audiencia con montones de tecnicismos. Trata de adaptar tu lenguaje a tu interlocutor, pónselo fácil.

Por mucho que sepas, evita el uso de palabras técnicas y de difícil comprensión. La comunicación, lo que persigue, es que las partes se entiendan, se comuniquen y existan relaciones agradables donde haya dialogo e intercambio de ideas.

Espero que te resulten de utilidad estos 7 errores de comunicación y que comiences observarlos con atención, porque lo que nos interesa en nuestras relaciones, ya sean profesiones o personales, es que sean agradables, gratificantes y que nos entendamos.

¿Qué te parecen estos 7 errores de comunicación? ¿Te has visto alguna vez en alguna de estas situaciones o las has sufrido?

0

Se el primero en comentar.

¿Que Piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *