Contra las excusas, acción #ExcelenciaProfesional #ProfesionalExcelente

Escrito por viernes, julio 28, 2017

Ser un/una profesional excelente conlleva el compromiso de querer salir de forma permanente de nuestra zona de confort. A nuestra mente no le gustan los cambios, quiere comodidad y seguir haciendo lo mismo de siempre. En estos momentos aparecen las excusas ¿Qué hacer?

Si quieres triunfar y destacar en lo que haces, cada día has de vencer a esos pensamientos que te inmovilizan y plantearte hacer cosas diferentes, enfrentarte a tus miedos, vencer la inercia del día a día, arriesgarte para avanzar,…

Hace poco leí un artículo de Leo Babauta en el blog Éxito Personal en que decía: “la mente quiere comodidad, y le asusta la incomodidad y el cambio. La mente está acostumbrada a su caparazón de comodidad, y en cualquier momento que intentamos sacarla de esta zona de confort, lejos o por mucho tiempo, intenta regresar desesperadamente a la misma. A cualquier precio, incluyendo la salud y felicidad a largo plazo”.

Y si esto es así ¿Qué se puede hacer para mantener a raya a nuestra mente e impedir que nos siga engañando?

Algo que has de empezar a hacer es evitar las excusas y plantearte cada día hacer aquello que hemos de hacer pero para lo que siempre tenemos una excusa real y bien fundamentada.

Padecemos el mal de la excusitis. Los “es que…” invaden nuestras vidas. Si de verdad quieres ser un profesional excelente, destacar en todo aquello que haces, y contribuir al cambio de muchas personas y ayudarlas, has de dejar atrás las excusas y empezar a atreverte a hacer todo aquello que te hace diferente pero que te incomoda.

Aquí te dejo una buena colección de excusas que solemos ponernos cada día, algunas las detalla Leo en su artículo, y que nos impiden ser un/una profesional excelente y destacar en todo aquello que hacemos:

  • Ya lo haré mañana
  • Estoy cansado/a
  • No puedo hacerlo
  • Otros pueden, yo no
  • No sé cómo hacerlo
  • Necesito más…
  • La vida está para disfrutarla
  • Lo puedo hacer más tarde
  • Por una vez no pasa nada
  • No me apetece
  • Estoy cansado
  • Me merezco una pausa, recompensa, o premio
  • El resultado que persigues no es tan importante
  • Me da miedo, me asusta
  • … Pon aquí alguna de las excusas que tú te pones habitualmente

Y ¿qué hacer cuando nuestra mente nos engaña y nos plantea alguna de estas excusas?

He decidirte que habitualmente las excusas vienen muy bien fundamentadas y son creíbles. Sólo has de vencer la parálisis inicial, analizar la situación, y atreverte a dar un paso más para salir de tu zona de confort y empezar a actuar.

Te propongo que crees tu propio plan anti escusas. Esto te conducirá con mayor facilidad a la excelencia profesional y te permitirá ser más feliz y vivir en paz, armonía y tranquilidad.

0
1 Response

¿Que Piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *