La mal llamada zona de confort o comodidad

Escrito por jueves, agosto 23, 2018

¿Realmente es una zona de confort o comodidad? ¿No sería mejor llamarla zona de subsistencia o decir – yo me adapto a lo pasa mientras espero que algo cambie sin hacer nada -?

La zona de confort o comodidad es aquella que cada uno de nosotros creamos y en donde, supuestamente, nos sentimos bien. Es esa zona en donde lo que hacemos es todo aquello que nos resulta sencillo, fácil, cómodo, y en donde no nos exponemos. Esto es algo que si estás en el mundo de los negocios te traerá muchos inconvenientes.

Establecemos nuestros límites poniendo excusas y no avanzamos. Permanecemos inmóviles esperando que las cosas sucedan solas o que las circunstancias cambien para que entonces podamos actuar. Nos volvemos reactivos, rutinarios, conformistas, monótonos y personas grises.

Personas grises porque no hay color en nuestra vida, ni en nuestro negocio, ni en nada de lo que hacemos. Evitamos los retos, la superación, por miedo a fracasar, a no lograr aquello que, aún queriéndolo, nos supone un esfuerzo que no estamos dispuestos a hacer. Ponemos miles de excusas para no ir a por nuestros objetivos.

Si eres profesional y has decidido tener o crear tu negocio, has de estar en continuo cambio, innovando, creando, investigando, aprendiendo, exponiéndote, siendo visible, y también probando cosas nuevas, conociendo y estando en contacto con tu cliente, y todo esto no tendrás más remedio que hacerlo fuera de tu zona de confort.

Yo a esta mal llamada zona de confort la llamo zona de subsistencia. Sí, subsistencia, porque me permite vivir de una forma estable pero sin emociones ni sobresaltos. Sigo haciendo lo mismo siempre, y así me siento segura. Y aunque no me gusten muchas cosas de las que me suceden, yo me adapto, me acostumbro y espero momentos mejores.

En los negocios esto es fatal. Si no avanzas, innovas, haces cosas diferentes, o no exploras nuevas oportunidad tu negocio morirá poco a poco.

¿Esto te gusta? ¿Así te sientes bien? Bien, fenomenal, pues sigue así.

Pero si de verdad te sientes incomoda, quieres avanzar, sentir, avanzar, lograr todo aquello que quieres atraer a tu vida, a tu negocio, a tus relaciones, sentirte viva y motivada, has de cambiar y salir de tu zona de confort, o zona de subsistencia.

Como dice un buen amigo mío, Miguel Ángel Romero, “si esperas que algo cambie sin hacer nada nuevo o diferente… ¡Bienvenido al principio de la locura!”

Y ¿cómo salir de la zona de confort y empezar a crear una vida, un negocio, un entorno mejor?

Pues tomando la decisión de cambiar, hacer cosas nuevas y diferentes, ampliando tus límites y retos, y empezando a analizar cuáles son las excusas, miedos o creencias que te estás poniendo que te impiden salir.

Evidentemente esto implica un esfuerzo, un querer hacer, pero te garantizo que merece la pena. Empezarás a sentir, a vivir, y a nutrirte de tus logros, de tus éxitos… A vivir con mayúsculas.

¡Sal de tu zona de subsistencia y entra en tu zona de excelencia!

Una buena forma de salir de tu zona de subsistencia (zona de confort), es comenzar a identificar tus miedos, excusas, y creencias que te impiden llegar al lugar que deseas, y convertirte en la protagonista de tu vida, entrar en tu zona de excelencia.

¿Cómo empezar el camino a tu zona de excelencia? Pues comenzando a identificar los miedos, excusas, o creencias que te limitan, poner conciencia, y actuar en consecuencia.

Te pongo algunos ejemplos para que comiences a explorar, por si te sirven:

  • Procrastinar o posponer: dejar para más tarde o para el día siguiente alguna tarea que te acerque a tu objetivo. Postergar actividades o tareas importantes por otras que son irrelevantes pero más cómodas y agradables.
  • Multitarea, o lo que es lo mismo, dispersión. Comenzar muchas tareas teniendo la sensación de estar haciendo muchas cosas, pero no terminando ninguna o dejándolas abiertas. Esto es una forma de autosabotearte y no ser productiva.
  • Priorizar mal: Establecer el orden en el que vas a hacer tus tareas, comenzado siempre por las más sencillas o fáciles, no es lo mejor. Sientes que haces, pero seguramente no lo que has de hacer y que te lleve a resultados. Se acaba el día, y lo importante, se ha quedado sin hacer.
  • Miedo al rechazo: En tu negocio, y sobre todo cuando ofreces tus productos o servicios, recibirás mucho “noes”. En la venta es habitual recibir muchos noes, para que al final llegue el sí. No es un rechazo a ti o a lo que haces, probablemente, es que la persona está preparada para adquirir lo que ofreces, no sea su momento, o tu producto o servicio no encaja en lo que quiere o desea.
  • Convertirte en una víctima de las circunstancias, o de lo que pasa en tu entorno o incluso a ti misma. Echar la culpa a otros o a cosas que pasan en tu vida, no te ayudará salir del sitio en dónde estás. Deja de echar la culpa a tu familia, el gobierno, la crisis, lo mal que van las cosas, a lo mal que te encuentras, el poco tiempo que tienes, etc., y comienza a ser proactiva e ir a por aquello que quieres atraer a tu vida.
  • Rodéate de personas que sumen. Busca sitios donde se reúnan personas positivas, que han logrado el éxito personal o profesional que tú quieres para ti, y pégate a ellas y procurar estar siempre en contacto. Si eres mujer, te invito a participar en Nacidas Para Triunfar En Los Negocios. Ahí encontrarás mujeres con ganas de avanzar y superarse, y que te motiven a lograr tus sueños.

Esto son sólo algunas de las excusas, miedos, o creencias que pueden estar sucediendo en tu vida. Indaga, averigua qué es lo que te está impidiendo seguir como estás y dar el salto definitivo a lugar donde quieres estar.

Busca, explora e identifícalo, este es el primer y un paso, ser consciente. A partir de ahí, comienza a dar pasos para salir de ahí (zona de subsistencia), y comienza a entrar en la zona de creación, de genialidad, de hacer lo necesario, y que te lleve a lograr tus sueños (zona de excelencia). Sal ya de tu zona de subsistencia y entra de inmediato en tu zona de excelencia!

¿Necesitas apoyo en tu negocio? ¿No sabes qué puede estar fallando o qué hacer?

Si estás que no terminas de arrancar; que no dejas de dar vueltas y vueltas y te cuesta tomar una decisión; no sabes por dónde empezar o qué hacer para que tu negocio despegue; 0 no estás logrando los objetivos previstos, o cualquier otra circunstancia que te limite o te impida avanzar… No lo dudes más, ponte en contacto conmigo. Estaré encantada de aconsejarte, guiarte y ofrecerte un plan para que logres aquello que deseas, y si yo no te puedo ayudar te aconsejaré quién mejor podrá hacerlo.

Para ello sólo tienes que rellenar el formulario y explicarme tu situación, pasarme tus datos de contacto, y me pondré en contacto a la mayor brevedad… > Pulsa Aquí Y Rellena El Formulario y te pueda ayudar<


1

Se el primero en comentar.

¿Que Piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.